Si bien ambos detectan incendios, los detectores de humo y los detectores de temperatura cumplen funciones específicas y están diseñados para distintas zonas de un establecimiento.

Los detectores de humo son habituales en áreas comunes en donde es poco habitual la presencia de humo (oficinas, pasillos, entre otros)

Por su parte, los detectores de temperatura están diseñados para casos más particulares como cocinas, salas de máquinas y soldadura, espacios donde la producción de humo o polución es constante, pero donde una alta temperatura sí podría significar un incendio.

Sin duda, para determinar qué tipo de detector se requiere para alguna zona específica se tiene que evaluar primero qué tipo de labores se realizan allí.

Recuerda que el objetivo principal de un Sistema de Detección y Alarma Contra Incendios es dar alerta de un siniestro con fuego para una rápida acción de extinción.

Por ello, es importante que te asesore una empresa seria como Grupo Nakashima, que tiene más de 1000 instalaciones de este tipo en todo el Perú y te asesora visitando tu local completamente gratis.

¡Nos vemos!

× Disponible de 01:00 a 23:00